¡Mejor precio garantizado!

Fecha de su estancia
Cód. descuento
Huéspedes

Historia

HISTORIA DE JUANAR

A 10 Km. de Ojén y a 780 m. De altitud sobre el nivel del mar se encuentra El Refugio de Juanar con categoría de ***, fue construido sobre los cimientos del antiguo Palacio de Juanar propiedad de los Marqueses de Larios, desde principios de siglo, como refugio de cacería donde invitaron a cazar al Rey Alfonso XIII en una ocasión.

El Refugio de Juanar brinda al visitante la oportunidad de disfrutar de la vida de la montaña, sin tener que prescindir de las comodidades que ofrece un hotel de categoría. Tiene la capacidad para 56 huéspedes y un servicio confortables salones y terrazas un restaurante con una excelente cocina, y habitaciones perfectamente equipadas. Hay 20 habitaciones dobles, una sencilla y 4 suites todas con baños, teléfono directo, televisión por satélite y servicio de habitaciones. Algunas tienen chimeneas y jacuzzi. Cuenta con varios salones, dotatos de equipo audiovisual, para congresos de hasta 60 personas. Bodega con más de 7.000 botellas de Rioja, Ribera del Duero etc.

Han sido muchos los visitantes ilustres que han viajado al Refugio de Juanar en busca de la tranquilidad de este privilegiado entorno entre ellos el General Charles de Gaulle quien terminó de escribir aquí sus memorias en 1970. Estuvo alojado en la habitación N° 3.

La Guarida del General De Gaulle: Un Retiro en la Sierra Blanca

En un rincón apartado de la majestuosa Sierra Blanca, resguardado por montañas que lo alejan del bullicio de la vecina Marbella, se encuentra el Refugio de Juanar. Este oasis de silencio, entre pinsapos, pinos, faisanes y águilas culebreras, fue el lugar donde el general Charles de Gaulleencontró refugio en 1970 para escribir sus “Memorias”.

El Encuentro con la Tranquilidad

El Refugio de Juanar, ubicado en plena Sierra Blanca malagueña, es una joya escondida. Allí, el general De Gaulle se recluyó para plasmar sus pensamientos en papel. Aunque solo pudo completar el primer volumen de sus memorias, este retiro señorial y rústico le proporcionó la paz y la inspiración necesarias.

Un Lugar de Excepcionales Condiciones

La comisión del Gobierno francés, que inspeccionó el lugar previamente, recomendó encarecidamente el Refugio de Juanar debido a sus excepcionales condiciones de seguridad. Para llegar a este enclave, debía recorrerse un desvío de cinco kilómetros desde la carretera que va de Marbella a Coín. Más de 50 guardias civiles vigilaban este tramo durante el mes de junio en que De Gaulle eligió este retiro.

El general viajó acompañado por su esposa Yvonne, un escolta, un mayordomo y su cocinero personal. Aunque el hotel atesora una centenaria historia y una opípara cocina, el general prefirió comer un menú francés elaborado por su chef. La habitación número 3 del entonces Parador de Juanar fue su refugio, y allí, en un escritorio modesto, evocó sus “Memorias”.

Un Cheque de Gratitud

Cuando llegó el momento de pagar la factura de su estancia, De Gaulle se encontró con una sorpresa. Por primera vez, no podrían atender sus deseos. El general era invitado de honor del Estado español, y su factura de 50.000 pesetas fue extendida con cargo a su cuenta. Este gesto elegante expresaba su gratitud hacia las buenas personas del parador.

El Refugio del Juanar, con su historia centenaria y su entorno natural excepcional, sigue siendo un lugar que nos transporta a momentos significativos en la vida de un estadista y a la belleza de la Sierra Blanca. En sus bosques, entre la cabra hispánica y el vuelo majestuoso del águila real, De Gaulle encontró la tranquilidad necesaria para plasmar sus recuerdos y esperanzas.